Entró en vigencia el Impuesto al consumo de bolsas de plástico. Esto quiere decir que las tiendas están obligadas a cobrar por la entrega de estos artículos. Esta medida busca reducir el consumo de los plásticos hasta en un 30% en su primer año de aplicación y casi eliminar su uso en los siguientes tres años, según el Ministerio del Ambiente
si el establecimiento indica que el costo lo asumirán ellos, también se origina la obligación tributaria, ¿cuál es la diferencia?, que el consumidor no pagará el impuesto, pero lo tendrá que asumir la empresa. El criterio es, si eres contribuyente del Impuesto General a las Ventas (I.G.V.), y entregas bolsas como parte de la venta de bienes o parte de los servicios que prestas, entonces pagas el selectivo al consumo.

La cantidad de bolsas entregadas y el cobro total del impuesto es consignado en el comprobante de pago – este no es parte de la base imponible del I.G.V.-. Por otro lado, el impuesto será cobrado por la persona natural o jurídica sujeta al I.G.V. que transfiera las bolsas al momento de emitir el comprobante, quienes también serán los agentes de percepción del impuesto de bolsas. Ellos deberán declarar y pagar el mismo, mensualmente, a la Superintendencia Nacional de Administración Tributaria (Sunat).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *